Una vez más. No a la guerra, parad la guerra.

Texto leído el 13 de diciembre a las 13 horas en la Plaza de la Constitución.

Una vez más, cuando estamos al borde de otra guerra, motivada en sus orígenes por razones geoestratégicas, el mundo vuelve a gritar NO a la GUERRA.

Una vez más, nuestros políticos justifican la intervención militar sin preguntarse cómo y por qué hemos llegado a esta situación. Queda claro, de nuevo, que el dinero que mueven las armas, la financiación consentida y el adiestramiento de grupos terroristas a través de los servicios secretos de algún que otro país, con su ocultamiento a la opinión pública mundial, son claves en este creciente ambiente bélico.

Una vez más, las calles se llenan de ciudadanos pidiendo cordura a los políticos del mundo, dependemos de los intereses de compañías multinacionales y de los interesas de éstas.

Una vez más, y frente a la cordura, está triunfando el radicalismo ideológico, político, económico, religioso, que no solucionará el problema sino, muy probablemente, lo empeorará, radicalizará y prolongará en el tiempo.

Una vez más repetimos que Albacete, por decisión política, está en el centro de esta locura que suponen las guerras y, por eso mismo, la ciudad y sus habitantes somos un claro objetivo en esa espiral de violencia.

Una vez más repetimos que el fuego no se apaga con más fuego y que el horror no se acaba con más horror.

Por eso, una vez más, volvemos a repetir que la única forma de parar la actual escalada de violencia y guerra en el mundo es cortando de raíz el suministro de armas y material de doble uso cuando haya dudas razonables de en qué manos pueden llegar a caer; esto, además, debe lograrse cortando también la financiación, el adiestramiento y el suministro, mediante resolución e intervención de las Naciones Unidas, de cualquier grupo armado para evitar que sus acciones entorpezcan la pronta finalización de las guerras y la violencia que, al final, acaba sufriendo la población civil; además pensamos que todo ello debe complementarse acabando con la injerencia armada y militar en terceros países y ayudándoles por otros medios, a través de Naciones Unidas, a lograr procesos de paz en las regiones en conflicto fomentando su desarrollo sostenible.

Por eso, desde la Plataforma Contra la Militarización de Albacete, pedimos, una vez más, a la totalidad de nuestros políticos que hagan prevalecer la cordura y la sensatez, que escuchen la masiva voz de la calle pidiendo, que puesto que estamos en campaña, digan claramente que se oponen rotundamente y sin medias tintas a toda intervención militar. Una vez más, NO A LA GUERRA, no en nuestro nombre. Parad la guerra.

Share
This entry was posted in Acciones, Convocatorias, TLP. Bookmark the permalink.