No nos cansaremos…

Ayer, una vez más, nuestros queridos pilotos de la OTAN asesinaron a 52 civiles en Afganistán. Un día antes, Wikileaks hacía públicos más de 90.000 documentos clasificados en los que, entre otras cosas, se recogen cientos de asesinatos de civiles, dos perpetrados por el ejército español, que no habían trascendido a los medios de comunicación.

Nuestros gobernantes no tienen vergüenza ya que, una y otra vez, justifican y ocultan estos asesinatos de civiles, de personas, de mujeres y niños, de abuelos, de nietos, de proyectos de vida, etc. por los beneficios, ya sean económicos o del tipo que sean. Pero ni un solo puesto de trabajo, ni un solo litro de petróleo, ni un solo gramo de heroína, ni de las “libertades” que están imponiendo en aquel país, justifica la muerte, el asesinato, de ninguna persona del planeta. Imponen una libertad como la que “disfrutamos” en occidente, en donde documentos clasificados esconden los asesinatos de personas que perpetran nuestros militares en nombre de la democracia y la libertad, en defensa de los derechos humanos que ellos mismos violan repetidamente.

Reclamamos la demagogia más barata en este asunto. Somos humanos y nos caracterizamos por los sentimientos y no estamos dispuestos a que ni los políticos, ni los medios de comunicación, ni las autoridades militares se refieran a este asunto utilizando eufemismos y vocablos que lo único que buscan es ocultar lo que verdaderamente ha sucedido. Nos negamos a seguir hablando de daños colaterales y exigimos que se trate a esas 52 personas como lo que son: personas; como si fueran nuestros vecinos, nuestros amigos, conocidos o familiares, personas con sentimientos, que viven, respiran, sienten y padecen. Imagínese que mañana, la mitad de los vecinos de su edificio son asesinados por un bombardeo de la OTAN. Familias destrozadas, niños asesinados, abuelos, ilusiones, planes de futuro, todo roto sin ninguna justificación. Esto es lo que ha ocurrido en Afganistán, y Albacete y sus políticos, que ponen su granito de arena, son cómplices de estos 52 asesinatos.

Los políticos pueden hacerlo pero no quieren: ¡Parad las guerras!

Alberto Nájera López
Rigoberto López Honrubia

====
Aquí un ejemplo de las bondades de la guerra y de los beneficios que nos dejan… pero no se dice nada de los muertos que causa: http://www.laverdad.es/albacete/v/20100725/albacete/negocio-altos-vuelos-20100725.html

Share
This entry was posted in Otras aportaciones, TLP. Bookmark the permalink.