La Paz, ¿a qué precio?

La revista científica más prestigiosa en Medicina es “The New England Journal of Medicine”, con un índice de impacto de 51,296 (“Nature” tiene 26,681), pues hoy recoge un estudio sobre el aumento de muertes violentas en Irak (artículo aquí). Una prueba científica (por si hacía falta) que demuestra que las guerras sólo causan más muerte y más guerra.

151.000 iraquíes han muerto por la violencia desde que comenzó la guerra

Antes del conflicto, la violencia causaba el 10% de las muertes en Irak; ahora, el 23%

La mitad de los fallecimientos por esta causa se ha producido en Bagdad

El trabajo, con participación de la OMS, se basa en entrevistas en casi 10.000 hogares

Desde que las tropas estadounidenses ocuparon Irak, en marzo de 2003, más de un centenar de iraquíes ha fallecido diariamente a causa de la violencia. Se ha convertido en una de las principales causas de muerte entre la población adulta, la primera entre los hombres de 15 a 59 años.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del informe elaborado por el Iraq Family Health Survey Study Group (IFHS, formado por especialistas de la Organización Mundial de la Salud, del Ministerio de Salud iraquí y de otros organismos locales) y que acaba de publicar la revista médica ‘The New England Journal of Medicine’.

Las conclusiones se basan en encuestas a una muestra de 9.345 hogares (localizados en más de un millar de núcleos por toda la geografía iraquí). Los participantes fueron entrevistados entre enero de 2002 y junio de 2006 acerca de los fallecimientos que se habían producido en la familia.

El País recoge la noticia:

Un nuevo estudio asegura que 151.000 iraquíes han muerto desde la invasión de EE UU

La cifra triplica la del anterior registro, de 2006

La invasión y posterior ocupación de Irak por las fuerzas de la coalición lideradas por Estados Unidos ha dejado un escalofriante reguero de víctimas mortales. Un nuevo balance publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 151.000 los civiles iraquíes que han perdido la vida en los últimos tres años.

El nuevo estudio es el más detallado desde que comenzó la guerra. En su elaboración ha participado el Ministerio de Salud iraquí que ha coordinado las más de 10.000 entrevistas a familias iraquíes, un número cinco veces mayor que el empleado en el controvertido estudio de la Universidad John Hopkins, que señaló en 2006 que más de 600.000 iraquíes murieron desde el comienzo de la guerra.

La estimación de la agencia de las Naciones Unidas excede la cifra, de entre 80.000 y 87.000 muertos, arrojada por el más fiable grupo de Derechos Humanos Irak Body Count, que emplea información de los medios y registros de los hospitales y depósitos de cadáveres para calcular las víctimas.

Más de la mitad de las muertes violentas documentadas por la OMS ocurrieron en la capital iraquí, Bagdad. Un promedio de 128 iraquíes al día murieron de forma violenta en el primer año que siguió a la invasión. El año siguiente, el promedio de muertes diarias fue de 115, mientras que en el tercer año, fue de 126.

Share
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.