La Guardia Civil desactiva más de 40 artefactos explosivos en la provincia Recomienda a la población «no tocar, no mover, señalizar y avisar» cuando se encuentre con material sospechoso

La Verdad. 04.01.13 – 01:06 – DOLORES CARCELÉN | ALBACETE.

LAS CLAVES
Valdeganga (28/05/12). Retirada y destrucción de un proyectil de artillería de 81 milímetros hallado en una vivienda particular. Se encontró mientras se llevaban a cabo obras de reforma en la vivienda.
Chinchilla (11/07/12). Retirada y destrucción de material explosivo y munición aparecida en un domicilio privado.
Villarrobledo (17/07/12). Retirada y destrucción de un cohete antigranizo encontrado en la vía pública, junto a unos contenedores de basura.
Albacete (9/10/12). Retirada y destrucción de 16 artificios de señalización ferroviaria, entregados en Intervención de Armas por la empresa Adif.
Villamalea (18/10/12). Retirada y destrucción de 23 cohetes antigranizo hallados en la caseta de una finca particular.
Pozo Lorente (20/12/12). Retirada y destrucción de un proyectil de artillería encontrado en una finca agrícola.
Estaba reformando su casa cuando apareció un proyectil de artillería de 81 milímetros de calibre; entraron en una vieja caseta y se encontraron 23 cohetes antigranizo «altamente peligrosos»; aparece un proyectil de artillería en Pozo Lorente; encuentran un cohete antigranizo en plena calle, en Villarrobledo. Todos estos casos y alguno más podrían ser noticias anecdóticas recopiladas con el paso de los años, pero ocurrieron el año pasado solo en la provincia de Albacete.
Y es que raro es el mes en el que la Comandancia de la Guardia Civil no tiene que intervenir ante la aparición de viejos explosivos capaces de causar una desgracia. Una vez que los propietarios o vecinos dan la voz de alarma, los primeros en entrar en acción son los miembros del Equipo de Búsqueda y Localización de Artefactos Explosivos de Albacete, quienes tienen que determinar, como hicieron el año pasado en al menos seis ocasiones, si es necesario llamar al Grupo de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil (Gedex) de la Comandancia de Murcia. Si nadie toca los artefactos, que es lo primero que aconsejan los expertos, estos casos los resuelve la Guardia Civil sin problema alguno, buscando un lugar seguro donde detonar los explosivos.
Puede pasar
Así, la población debe saber que se puede encontrar artefactos, algunos de prácticas ilegales en el campo y otros incluso de la Guerra Civil. De hecho, el año pasado se detectaron cerca de medio centenar. También es fundamental tener claro que no se deben tocar porque suele tratarse de material inestable al que el paso de los años no ha restado la peligrosidad.
Por tanto, ante cualquier duda, lo primero que debe hacer quien se encuentre un objeto extraño es llamar a la Guardia Civil para que los expertos determinen qué es lo que hay que hacer. «No tocar, no mover, señalizar y avisar». Estas son las claves que da el Gedex para que el hallazgo de artefactos se resuelva con éxito. Hay que tener en cuenta que el Gedex de Murcia -al que recurre Albacete en estos casos- destruyó a lo largo de pasado año 2012 un total de 243 artefactos de naturaleza explosiva o incendiaria. Cohetes antigranizo, bengalas marítimas caducadas, artefactos de la Guerra Civil, como granadas de mano y de mortero o proyectiles de artillería son los explosivos más comunes, la mayoría de ellos en avanzado estado de deterioro, lo que dificulta las tareas de desactivación.
Recuerda la Guardia Civil en una nota de prensa que en la mayoría de las ocasiones los artefactos fueron hallados de forma fortuita por ciudadanos que hacían deporte, realizaban algún tipo de trabajo o efectuaban labores de limpieza en viviendas antiguas.
El año pasado el primer aviso llegó en mayo, en Valdeganga. Aquí la Guardia Civil tuvo que proceder a la retirada y destrucción de un proyectil de artillería de 81 milímetros que se encontró en una vivienda particular. Una vecina se lo encontró mientras llevaba a cabo obras de reforma en su casa. Al final, se llevó a cabo una explosión controlada en el campo de maniobras militares que el Ejército tiene en Chinchilla.
En Chinchilla
En julio se procedía a la retirada y destrucción de material explosivo y munición aparecidos en un domicilio privado en Chinchilla y, una semana más tarde, encontraban en Villarrobledo, en plena calle, un cohete antigranizo que también se tuvo que retirar y destruir. En octubre se destruían 16 artificios de señalización ferroviaria que la empresa Adif entregó en Intervención de Armas. También en octubre, pero esta vez en Villamalea, se retiraron y destruyeron 23 cohetes antigranizo que aparecieron en la caseta de una finca particular. Finalmente, el 20 de diciembre se procedía en Pozo Lorente a la destrucción de un proyectil de artillería que se encontró en una finca agrícola.

Share
This entry was posted in CampoManiobras. Bookmark the permalink.