El negocio humanitario de la guerra, por Albacete por la paz (3 de abril de 2011).

De nuevo las filtraciones de Wikileaks confirman lo que muchos ya sospechábamos: EEUU y su brazo armado -la OTAN- están en Libia por el petróleo y no por razones humanitarias [1]. Ahora el 80% del petróleo, en la parte oriental del país, está en zona rebelde, apoyada por la mencionada organización armada internacional [2]. Pero aún más que el petróleo, para esa región africana es más importante el acuífero que hay bajo el suelo libio y el potencial desarrollo que conllevaría su explotación [3]. Al parecer es la mayor concentración de agua subterránea conocida en el planeta. Gadafi estaba construyendo una red de tuberías y obras de ingeniería hidráulica que, una vez concluidas -y bautizadas por el propio gobierno africano como “la octava maravilla del mundo”-, hubieran significado la puesta en marcha de un río artificial que, allá por donde regase su cauce, hubiera convertido el desierto en un vergel. Eso significa que una buena parte de los problemas de abastecimiento de comestibles y agua que tiene el árido norte de África se hubieran resuelto gracias a ese acuífero, aportando a la zona estabilidad alimentaria e independencia económica con la que resolver la deuda externa y otras dependencias, como la existente con empresas extranjeras desalinizadoras. Y desde luego esas cábalas no entran en los planes de ciertos países ni del FMI.
Algo parecido ocurre en Costa de Marfil, un país en guerra desde noviembre y dividido entre el bando del presidente electo, Alassane Ouattara, y el del ex presidente perdedor que no quiere abandonar el poder, Laurent Gbagbo [4]. La ONU ha impuesto ahora sanciones para que cese la violencia pero, como se ha visto en la práctica, la prioridad no ha sido tanta como en la caso libio. Quizá sea porque en Costa de Marfil hace tiempo que las multinacionales se repartieron el mercado del cacao pero en Libia, como en su momento ocurrió con la invasión de Irak, aún está por cerrarse el negocio.
Mientras las ayudas humanitarias van llegando, unas veces con bombas caídas del cielo y, siempre, gracias a los negocios de ciertos países exportadores de armas –como España-, los manifestantes sirios, bahreiníes, sudaneses, argelinos, iraquíes, etc., siguen siendo reprimidos por los gobiernos de sus respectivos países sin que la ONU diga nada; ¿será por el grado de “socio de conveniencia” que tienen esos países con los miembros de la OTAN, como le ocurría a Libia hasta hace nada?
Y como muestra del negocio de la guerra pensado como recurso humanitario sólo hay que darse una vuelta por Albacete [5]. Hace unos días un grupo de 32 militares de diversas nacionalidades visitaron los “Tigre” y “NH90” de la factoría de Eurocopter -empresa denunciada en varios informes internacionales por vender armas a países que no respetan los DDHH-, así como la base aérea y el TLP –en cuyos cursos se entrenan los pilotos de la OTAN para bombardear civiles de diversos países a ritmo humanitario –como demuestran habitualmente diversas informaciones-; ¿habrán hecho prácticas esta vez en el espacio aéreo libio?-.
Una vez más, y debido a la hipocresía de la mayoría de nuestros representantes políticos en el Congreso, estamos enfrascados en otro conflicto armado. Por eso, una vez más, no nos cansaremos de repetir que la democracia y la paz no se imponen a cañonazos, ni en ésta ni en ninguna otra guerra. Así, una vez más, le repetimos a nuestros políticos: “¡Parad la guerra!”.

NOTAS:

[1] http://www.publico.es/internacional/369371/el-gran-negocio-de-libia
[2] http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2011/04/03/coalicion-occidental-se-apodera-del-80-por-ciento-del-petroleo-de-libia/
[3] http://actualidad.rt.com/economia/global/issue_22457.html
[4] www.kaosenlared.net/noticia/codicia-cinismo-ante-horror-marfileno
[5] http://www.laverdad.es/albacete/v/20110329/provincia/visita-eurocopter-20110329.html y http://www.latribunadealbacete.es/noticia.cfm/Local/20110331/base/llanos/renueva/servidumbres/aeronauticas/500A702F-9A02-471D-1418D9329C9160C3

Share
This entry was posted in Acciones, Colaboraciones. Bookmark the permalink.